ABRIL. FOTOGRAFÍA DE COMUNIÓN

Tras llegar a casa de Abril para empezar el reportaje de fotografía, tuve una gran sorpresa, su hermana Inés me había preparado un regalo, un dibujo que me ha había dedicado. La mañana no podía empezar mejor. Una familia muy divertida y una tarde inmejorable para la sesión de fotos en el Calvario de Alloza. Nunca pienso que puedo volver a hacer fotos diferentes en este magnífico lugar, pero sus rincones son infinitos y cada sesión es un mundo aparte. La fotografía de comunión se convierte en un regalo, gracias a chicas como Abril, su hermana Inés y su madre Silvia. Un placer por pasar una tarde tan divertida.

1 comentario

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *